miércoles, 28 de noviembre de 2007

El jardinero fiel de Stalin


En 1940 el gran genetista ruso Nikolai Ivanovich Vavilov se encontraba en las montañas de Ucrania recogiendo muestras de plantas. Cualquiera que lo viera ese día podría pensar que estaba ante un campesino, cargado con bolsas de trigo, pero Nikolai Vavilov era un personaje trascendental en la Rusia estalinista y un científico de importancia mundial. Había viajado a lo largo y ancho del planeta recogiendo muestras para su colección botánica, una de las más importantes del mundo. En Europa estudió y realizó investigaciones con los mejores biólogos, incluyendo a William Bateson, uno de los padres de la genética. Su teoría sobre los orígenes geográficos de los cultivos domésticos sigue vigente hoy en día. Entre los cargos oficiales que Vavilov podía subrayar en su currículum estaban: director del Instituto de Botánica Aplicada de Leningrado, presidente de la Academia de las Ciencias Agrícolas de Leningrado, miembro de la Royal Society, director y fundador del Instituto de Genética de la Academia de las Ciencias de la URSS, presidente de la Sociedad Geográfica de la URSS...


Ese mismo día, en Ucrania, Vavilov se llevó una agradable sorpresa. Había descubierto una especie nueva de trigo silvestre, nunca vista hasta entonces. Con la bolsa llena de muestras de este prometedor descubrimiento, el científico ruso se encaminó montaña abajo pero un coche le cerraba el paso. Varios hombres de paisano se acercaron a Vavilov y le dijeron que se requería su presencia en Moscú inmediatamente.


Pocos volvieron a ver a Vavilov con vida. En Moscú fue condenado a muerte, pena que fue posteriormente rebajada a 40 años de trabajos forzados en la estepa siberiana. Allí murió el científico dos años después, completamente olvidado.

¿Qué había hecho el gran genetista darwinista ruso para merecer este destino? Precisamente, ser genetista y darwinista. Pues, como había dejado bien claro el agrónomo Lysenko, la genética y el darwinismo no eran más que invenciones del malvado capitalismo.




Hay muy pocas cosas más dañinas para la ciencia que el qué la religión se inmiscuya en sus asuntos. Esta historia trata de una de esas pocas cosas peores: cuando es la política la que se inmiscuye.




Antes de conocer el drama de Lysenko debemos tener claros un par de detalles sobre la selección natural. De forma muy resumida, la selección natural planteada por Darwin sostiene que existen variaciones entre los individuos de una determinada población, dado que los organismos se reproducen en mayor número de lo que el medio es capaz de mantener siempre existirá un número de estos organismos que perezca antes de haber podido reproducirse. Las variaciones mejor adaptadas al medio se verán beneficiadas al poder transmitir sus características a su descendencia. Un pequeño ejemplo: imaginemos una población de jirafas en un ambiente escaso de alimentos. En esta población nacen jirafas un poco mas altas de lo normal y jirafas un poco mas bajas. Las más altas llegaran a zonas de los árboles a las cuales el resto no tienen acceso, por lo tanto tienen más posibilidades de conseguir alimento y llegar a reproducirse. Con el paso del tiempo, los genes de las jirafas más altas serán más abundantes que el resto dando lugar a que la media de altura de las jirafas aumente. Dejando de lado, claro, los miles de otros factores ambientales, como los depredadores, el clima, etc.

Los más importante para entender el asunto Lysenko es tener bien claro que la selección opera sobre caracteres heredados, no adquiridos. Esto suponía un grave problema para Stalin que, como tantos otros dictadores, tenía la extraña percepción de que hasta la mismísima naturaleza debía seguir los dictados de sus ideas políticas. Y, claro está, eso de que todo dependiera de unos genes heredados no sonaba muy marxista, más bien al contrario. Por no hablar de que esos mismos genes determinaran las posibilidades de supervivencia del individuo. ¿Qué es eso de que las jirafas con cuellos más largos tenían más posibilidades que sus hermanas solo por tener la suerte de haber heredado determinados genes? ¿Dónde estaba la igualdad? ¡Si sonaba hasta a monárquico!

Los biólogos y genetistas rusos pudieron, sin embargo, desempeñar su trabajo sin demasiadas injerencias políticas. Ésto cambió cuando un oscuro personaje, aprovechando el malestar causado por las hambrunas del 29, hizo acto de presencia en la corte del zar. Trofim Denisovich Lysenko era un campesino ucraniano, sin ninguna formación científica, elevado a la categoría de agrónomo durante la colectivización debido a varias cosechas exitosas gracias a la vernalización, una antigua práctica consistente en enfriar las semillas antes de plantarlas.


Lysenko no era más que un charlatán y, como tal, su especialidad consistía en decirle a la gente lo que querían oír. Así lo describía la revista Pravda:

Si hay que juzgar a un hombre por la primera impresión, Lysenko da la sensación de un dolor de muelas; Dios le dé salud, pero tiene un porte abatido. Es mezquino en palabras y de rostro insignificante; todo lo que uno recuerda es su aspecto adusto arrastrándose por la tierra como si, cando menos, estuviera dispuesto a cargarse a alguien. Sólo una vez este científico descalzo dejó caer una sonrisa, y eso ocurrió al mencionar el pastel de cerezas de Poltava con azúcar y crema amarga.


Lysenko sostenía que la genética era una superstición burguesa y el darwinismo una idea fascista. En su lugar, Lysenko abogaba por el lamarckismo. ¿Quien era Lamarck y por qué sus teorías sonaban a gloria en los oídos de Stalin?




Jean-Baptiste Lamarck fue un excelente naturalista francés que ha pasado a la posteridad no gracias a sus múltiples aciertos si no a su más sonado error. Lamarck tenía una teoría sobre el modo en que opera la evolución cuyo principal rasgo era la herencia de caracteres adquiridos. Como ejemplo serviría bien el caso de un culturista. Según la teoría de Lamarck, sus hijos serán mas fuertes de lo normal, heredando características que su progenitor ha obtenido en vida: los músculos hiperdesarrollados. La teoría de Lamarck no era una tontería, era apoyada por multitud de científicos y combatió de igual a igual con el darwinismo, que era la teoría correcta. Sin embargo, fue perdiendo la batalla contra la selección natural poco a poco hasta sucumbir por completo con el redescubrimiento de la genética mendeliana que confirmaba sin lugar a dudas el darwinismo.


En el momento en que Lysenko presentó sus ideas ante Stalin el lamarckismo ya era una teoría obsoleta. La genética era una ciencia en auge en todo el mundo y el darwinismo ya no se discutía. Stalin se dejó engatusar por un adulador que ponía ante sus ojos una teoría que decía que la evolución no esta dirigida por una fuerza ciega si no que el esfuerzo de cada cual repercutía en su herencia. ¡Stalin ya tenía ante si una teoría de la evolución comunista! Lysenko se ganó la simpatía de la cúpula soviética pese a que el resto de sus ideas eran tan fantasiosas como el lamarckismo, o más. Por ejemplo, decía que las especies surgían por mera transformación de unas en otras. Puestas en práctica, estas ideas supusieron un desastre absoluto para la agricultura de la URSS. Mientras en el resto del mundo la genética había abierto de par en par las puertas de la hibridación de cultivos, mejorando expectacularmente las cosechas, en Rusia las hambrunas se sucedían. Las cosechas eran desastrosas y los muertos por hambre, durante la época en que Lysenko ejerció su influencia se multiplicaban. Sin embargo, Stalin lo nombró presidente de la Academia de las Ciencias Agrícolas.


Así describía la situación el físico y premio Nobel Richard Feynman durante unas conferencias en Washington:

El gran Mendel, que descubrió las leyes de la genética y los principios de la ciencia, está muerto [en Rusia]. Sólo se le puede seguir en los paises occidentales, porque en Rusia no tienen libertad para analizar las cosas. Tienen que discutir y argumentar contra nosotros continuamente. Y el resultado es interesante. No es este el único caso en que se ha paralizado la ciencia de la biología que, dicho sea de paso, es la ciencia más activa, más excitante y con un desarrollo mas rápido en Occidente. En Rusia la biología no está avanzando nada. Ustedes pensarán que una cosa así es imposible desde el punto de vista económico. Pero, en cualquier caso, al tener las teorías incorrectas acerca de la herencia y de la genética, la biología de la agricultura en Rusia permanece atrasada. No han desarrollado correctamente el maíz híbrido. No saben como desarrollar mejores especies de patatas. Antes lo sabían. Antes de Lysenko, en Rusia, tenían mejores cosechas de patatas y productos similares que en cualquier otra parte del mundo. Pero hoy no tienen nada. Sólo discuten con occidente”


Lysenko no sólo impuso sus ideas sobre biología, también se encargó de silenciar a cualquiera contrario a ellas. Hasta la estatua de Mendel, que había en su pueblo natal, fue derribada. Las ideas del jardinero perduraron durante tres décadas. En este tiempo, pese a los fracasos de sus técnicas, Lysenko lastró la agricultura rusa dejándola muy por debajo de los niveles de producción del resto del mundo.


Lysenko no perdió su poder hasta los años sesenta y fue gracias a las presiones ejercidas por los físicos soviéticos, los únicos que habían permanecido firmes en su oposición a las ideas del jardinero. Pero el daño ya estaba hecho y la agricultura rusa aun no se ha recuperado de la influencia del nefasto campesino ucraniano.


Se cuenta que, durante una conferencia de Lysenko, el físico Lev Landau se levantó y preguntó:

  • ¿Así pues, usted argumenta que si cortamos una oreja a una vaca, y a su descendencia, y así sucesivamente, tarde o temprano nacerán vacas desorejadas?

  • En efecto -respondió Lysenko.

  • Entonces, señor Lysenko, ¿cómo se explica usted que en Rusia sigan naciendo muchachas vírgenes?


Excelente pregunta a la que Lysenko no supo responder.



EPÍLOGO

El problema del asunto Lysenko no fue si el lamarckismo era correcto o no. El problema fue convertir la ciencia en un instrumento político. En Occidente se cometieron también estupideces semejantes pero en este caso siguiendo una teoría correcta, el darwinismo. Pervirtiendo la selección darwiniana y la genética para que sirvieran a los intereses de grupos racistas de extrema derecha se llevaron a cabo campañas de eugenesia en Inglaterra y EEUU, entre otros países. Por no hablar de lo que el nazismo y Hitler hicieron con la genética en nombre de la pureza de la raza.

Parece ser que da igual la ideología, si la política interfiere con la ciencia el resultado es un desastre absoluto.


FUENTES

FEYNMAN, RICHARD P., Qué significa todo eso, 1998, pp. 64-66

GOULD, STEPHEN JAY, El pulgar del panda, 1980, pp. 84-93

GRATZER, WALTER, Eurekas y euforias, 2002, pp. 213-217

JUDSON, HORACE FREELAND, The Great Betrayal Fraud in Science, 2004, p 194

http://www.historiasdelaciencia.com/?p=146

20 comentarios:

Carlos dijo...

Hola, interesantísima entrada. Saludos

Gonzalo dijo...

Como siempre la historia se repite, no se si será la genética o que el ser humano (algunos) somos el animal más tonto del mundo, a día de hoy los políticos siguen metiéndose donde nos les llama y el caso es que o adelantan acontecimientos o simplemente como no les interesa se encargan de estancar a la ciencia ya que en ese momento no interesa que algo en particular sea investigado, no vaya a ser que sus intereses se vean afectados.

Anónimo dijo...

Deberíamos tener muy presente este caso ahora mismo, cuando está habiendo una polémica con la entrada en España del creacionismo y del diseño inteligente de la mano de unos fanáticos religiosos (que dicen no serlo, es más, se hacen pasar por reputados científicos sin serlo realmente) que han dado una serie de conferencias con el título de "Lo que Darwin no sabía". Afortunadamente no han conseguido entrar en las universidades en donde pretendían dar sus charlas (León y Vigo, a las que ahora acusan injustamente de censuradoras).
Si dejamos campar a esta gente a sus anchas, corremos el riesgo de tener aquí un nuevo caso Lysenko.

Ramón dijo...

Tienes toda la razón. Además, auqneu las charlas en las universidades fueran canceladas el alcalde de Leon les cedió un salón de actos para que dieran sus conferencias e incluso asistió él mismo.

Yo pensaba que el creacionismo era un problema lejano, algo que afectaba a las zonas rurales de USA (al cinturón bíblico) y que nunca llegaría a España, ni a ningún otro pais europeo ya que estamos. Pero estaba equivocado, el creacionismo es un peligro cada vez más cercano.

Lo gracioso es ver como los creacionistas se benefician de tratamientos médicos y variedades de cultivos que son posibles gracias al desarrollo de la biología y la genética, esa que ellos dicen que es falsa y que quieren atrasar dos siglos.

Anónimo dijo...

gran articulo, descubri tu blog hace un par de dias y lo estoy devorando, muy interesante!

Lo que me choca son los comentarios en los q os lamentais de que creacionistas puedan venir a dar charlas en españa. El creacionismo me parece un disparate indefendible, pero no tengo los huevos de decir donde pueden y donde no pueden dar conferencias. Es mas, por mi que den todas las charlas q puedan y ellos solos qedaran en ridiculo. Apartarlos no es ninguna solucion.
Me estas alegrando la semana con tu blog, muchas gracias!
Marcos

Ramón dijo...

Hombre, Marcos, yo también pienso que pueden decir lo que quieran. No seré yo quien hable de prohibir nada. Pero una cosa muy distinta es que un ayuntamiento les ceda sus instalaciones y, además, el alcalde asista como invitado de honor.
Si quieren dar charlas sobre sus tonterias que se alquilen un local y se lo paguen ellos, yo no quiero que ni un duro de mis impuestos financie conferencias de unos fundamentalistas.

Y de la universidad ya ni te cuento. Una universidad esta para otras cosas, es como si una facultad de geologia cediera sus aulas a los de la Sociedad de la Tierra Plana.
Más aún por que cuando consiguen dar una charla en alguna universidad lo presentan como un triunfo del creacionismo, en plan, "el prestigioso doctor Chiripitiflautico, defensor del DI, no es un farsante pues ha dado importantes conferencias en las universidades de tal y tal"

Marcelo dijo...

Excelente entrada. Todo lo referente al stalinismo meinteresa.
Un saludo

Alejandro dijo...

Muy buen artículo.

Vivimos en una época muy extraña en la que hay que echarse cuerpo a tierra entre dos fuegos:

Uno, los creacionistas y sus ideas irracionales sobre el origen divino de las especies y

dos, los darwinistas sociales empeñados en que la conducta humana está determinada desde el nacimiento por los genes y que pretenden que terminemos deduciendo que se es pobre o rico porque en tus genes viene inscrito que eres listo o tonto y no porque este sistema sea injusto.

Sr. XX-Terror dijo...

Interesante texto, muy equilibrado. Sólo discrepo en tus conclusiones finales. La ciencia siempre ha sido un instrumento político. ¿Quién financia las investigaciones, las universidades? ¿Investigaciones privadas? ¿Patentes? ¿Presupuestos militares? ¿Cómo se pueden separar lo uno y lo otro? Todo eso es política y es de lo que ha vivido la ciencia en los últimos siglos.

Marcelo dijo...

Estimado Ramón, me ha alegrado mucho encontrar tu blog en la web buscando sobre este tema. Me he enganchado con uun par de artículos más y prometo seguir hurgándolo con interés.
Este caso del jardinero ucraniano que valiéndose del poder de Stalin llega a hacerse cargo del Instituto de Genética de Moscú para abolir la genética es, realmente espeluznante, bárbaro que lo puedas difundir.
Quería hacer un comentario sobre lo que decís acerca del supuesto peligro del cruce entre ciencia y política. En todos los países que se tomen a la ciencia en serio existen, de hecho, políticas científicas (bueno, yo vivo en rgentina y no es el caso), y por otra parte, hay grandes intereses económicos vincualados a las ciencias y la tecnología que justamente buscan que nadie, y menos la política, interfieran en sus intereses.
Sin hablar, obviamente, de los casos más siniestros de alianza entre política y tecnocracia cientificista, como los casos que bien citan del nazismo, o el estalinismo con Lysenko. Pero el estalinismo fue un régimen sangriento que se cargó 800 mil condenados a muete (admitidos por el sistema, es decir, "blanqueados, así que hay que imaginarse la cifra real), en medio de un clima de persecución, censura y paranoia en el que, a mi modesto entender, poco importaba si las ideas de Lysenko eran "correctas" o no. Enesa e´poca en la urss, eran muchos los biólogos soviéticos(lamarckianos, darwinistas, genetistas o antigenetisitas) que pugnaban por erigirse en "la auténtica verrsión marxista de la teoría de la evolució"... Ganó Lysenko porque le cayó bien a Stalin; podría haber sido otro el elegido.
Googleando "lysenkoism, helena sheehan" (irlandesa) se encuentra material muy interesante.
Las citas de Pravda, genial que las hayas puesto, ¿de dónde las obtuviste?
Saludos cordiales.

Epicuro dijo...

Algún día alguien hará un artículo comparando el desastre del capitalismo y los neoliberales relacionados con las atrasadas teorías neodarwinistas.

http://weblogs.madrimasd.org/universo/archive/2007/02/14/59275.aspx

Quizás se descubra que Lamarck fuese mas honesto y tuviera mas lucidez que Darwin.

Fernando dijo...

No estoy de acuerdo con este entrada porque creo que tiene importantes errores. A los interesados les recomiendo la lectura de un interesante artículo sobre la ciencia en la época de la Unión Soviética titulado “El linchamiento de Lysenko” publicado en el siguiente enlace de la Universidad Complutense de Madrid:
http://www.ucm.es/info/nomadas/trip/lysenko.html
Creo que es de gran interés para todas las personas interesadas por la historia de la biología.

Epicuro dijo...

Gracias Fernando, estaba buscando algo así.
Muy interesante y documentado.
El dogmatismo nos envuelve, nos dirige y nos encierra.

Anónimo dijo...

Me has facilitado un trabajo de la carrera, con esta explicación del fraude de Lysenko. Gracias!
Solo quiero comentar que la teoría darwinista no se debe considerar como la teoría "correcta", sino como el paradigma vigente hoy en día. Ya sabes, por si llega alguien en un par de semanas, años, siglos... y la tira por el suelo.
Un saludo

Luciano dijo...

Buenas, Ramon,
Ecelente el blog, la verdad es uno de los mas interesantes que lei, me parece muy interesante la entrada, como agregado al debate me gustaria decir que creo que el problema es cuando se quiere usar la ciencia para beneficio de algun sector particulas de la sociedad, sea por politica como en este caso, sea para obtener ganancias como es en la actualidad las empresas farmaceuticas.
La ciencia que no este al servicio de toda la humanidad, sin importar distinciones de clase, genero o color de piel, termina generando barbaridades como estas

PROFESOR COCCA dijo...

UNIVERSIDAD ARGENTINA JOHN F. KENNEDY, CONDENADA por DISCRIMINACION y DESPIDO,
SENTENCIA DEFINITIVA E INAPELABLE, FALLO FIRME.
Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados….

Sentencia definitiva por Discriminación, en perjuicio del profesor Eduardo Marcelo Cocca, Juzgado 12 de la Justicia Laboral de la Capital Federal, condenando a la Universidad John F. Kennedy, Tanbién son condenados en el juicio laboral. Que oportunamente le iniciara el profesor Cocca. Fallo de diciembre 2008

SENTENCIA N* 22.232 en el siguiente link :

http://sentenciafallo.blogspot.com/





" Lo mas atroz de las cosas malas, es el silencio de la gente buena "-

Mahatma Gamdhi


Este es un e-mail legal, libre de virus y contiene informacion que consideramos de su interés.
De acuerdo con la nueva Ley argentina Nº 26032 la libre distribución este email está autorizada
por tratarse de propósitos de información, sin embargo, si le hemos causado alguna molestia por el mismo,
le rogamos acepte nuestras disculpas y nos envie un mail a

ecocca@fibertel.com.ar para no ser contactado nuevamente.



SERVICIO DE INTERNET


Ley 26.032


Establécese que la búsqueda, recepción y difusión de información e ideas por medio del servicio de Internet se considera comprendida dentro de la garantía constitucional que ampara la libertad de expresión.


Sancionada: Mayo 18 de 2005

Promulgada de Hecho: Junio 16 de 2005


El Senado y Cámara de Diputados de la Nación Argentina reunidos en Congreso, etc.

sancionan con fuerza de Ley:

ARTICULO 1°

— La búsqueda, recepción y difusión de información e ideas de toda índole, a través del servicio de Internet, se considera comprendido dentro de la garantía constitucional que ampara la libertad de expresión.

ARTICULO 2°

— La presente ley comenzará a regir a partir del día siguiente al de su publicación en el Boletín Oficial.

ARTICULO 3°

— Comuníquese al Poder Ejecutivo.


—REGISTRADA BAJO EL N° 26.032—


DADA EN LA SALA DE SESIONES DEL CONGRESO ARGENTINO, EN BUENOS AIRES, A LOS DIECIOCHO DIAS DEL MES DE MAYO DEL AÑO DOS MIL CINCO.


EDUARDO O. CAMAÑO. — MARCELO A. GUINLE. — Eduardo D. Rollano. — Juan Estrada.

Enric Carbó dijo...

Nuestro gobierno también promociona el Lysenkoismo en españa:
https://docs.google.com/fileview?id=0B7fTPJ11fYzFMmFhY2JjNGUtMTJiOC00NWNlLWIyN2ItMzYyOTMyZWI1MDY1&hl=ca&pli=1
http://masculinitat.blogspot.com/2011/01/el-gobierno-apoya-el-lysenkoismo.html

Anónimo dijo...

fernando y epicuro: ¿Y como se explica que sigan naciendo mujeres virgenes?

Anónimo dijo...

http://www.ucm.es/info/nomadas/trip/lysenko.html: jajajajajajajajjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa.... El sida el mayor fraude de la historia, y que viene despues ¿El titanic jamas existió? ajajajaja ¿Y que la tierra es plana? ajajajajaj

Francisco Bravo dijo...

Es un grave error creer que Lisenko odiaba a Darwin y beneficiaba a Lamarck. Lisenko dijo que Darwin asimilo la teoría de la herencia de los caracteres adquiridos. En efecto, Darwin constantemente da ejemplos varios sobre el uso y el desuso. En su texto final de El Origen de las Especies claramente Darwin remata diciendo que las variaciones se deben al uso y al desuso e inclusive indica que fueron alentadas por el creador. Lísenko tiene un texto conocido como "La Herencia y su Variabilidad" y como Darwin cree que los híbridos si prosperan y hasta generan nuevas especies. Pero no solo eso, en su texto "La situación en las ciencias biológicas" Lísenlo dice lo siguiente en las páginas 5 y 6: "La aparición de la doctrina expuesta por Darwin en su libro "EL Origen de las Especies" sentó el principio de la biología científica. La idea central de la teoría de Darwin es la doctrina de la selección natural y artificial. Mediante la selección de variaciones útiles para el organismo se ha creado y se crea la armonía que observamos en la naturaleza viva: en la estructura de los organismos y en su adaptación a las condiciones de vida. Con su teoría de la selección, Darwin explico racionalmente la armonía que se observa en la naturaleza viva. Su teoría es científica y verdadera". Por otro lado, es falso que Lamarck se haya equivocado rotundamente, pues ya ves, la epigenética acabó dándole la razón arruinando por completo al neodarwinismo. Finalmente hoy sabemos por las lecturas del propio Dawin que fue lamarckiano.