viernes, 29 de febrero de 2008

¡ZAS!

Un día, en 1972, al doctor Rosenhan se le ocurrió una extraña idea. Llamó por teléfono a ocho amigos y les preguntó si tenían algo que hacer durante el próximo mes. Cuando Rosenhan les explicó lo que se proponía, todos dejaron de lado su agenda, sus trabajos y sus vidas familiares y respondieron que no. No tenían nada que hacer en absoluto durante el próximo mes.


La semana siguiente fue extraña para David Rosenhan y sus ocho amigos. Ninguno de ellos se duchó, afeitó, depiló ni lavó los dientes. Además, es probable que el experimento que se proponían llevar a cabo los estuviera poniendo bastante nerviosos. Por fin, una mañana, se levantaron de la cama y se vistieron con ropa manchada o vieja. Salieron de sus casas y se dirigieron, cada uno de ellos, a un hospital psiquiátrico con servicio de urgencias. Eran hospitales de todo tipo, desde los más lujosos a los más baratos. Hospitales psiquiátricos repartidos por todos los Estados Unidos.


Cuando fueron atendidos solo mintieron en su nombre y en su residencia. El resto de datos que proporcionaron eran completamente ciertos. Por fin, en todos los casos, en todos los hospitales, el médico les hacía la pregunta crucial.

    -¿Por qué está usted aquí, señor?

    -Oigo voces -respondían todos.

    -¿Voces? ¿Y qué dicen?

    - ¡Zas! -respondieron todos.

Estar cuerdo en sitios de locos


Rosenhan estaba convencido de que la psiquiatría tenía problemas graves. En los años setenta hablar de psiquiatría era casi sinónimo de hablar de psicoanálisis. Y éste tiene más de filosofía -siendo amables- que de ciencia. Licenciado en psicología y en derecho, Rosenhan se dispuso a preparar un experimento con el que averiguar la fiabilidad de los diagnósticos psiquiátricos: infiltrar un grupo de falsos pacientes. Las instrucciones que dio a sus amigos fueron bien simples. Solo debían mencionar las voces imaginarias en el momento de su ingreso. Inmediatamente después de ingresar, aquellos que ingresaran, debían decir que ya estaban bien. Lo único que tuvieron que ensayar antes del experimento era como esconder pastillas bajo la lengua.


A todos ellos se les diagnosticaron enfermedades graves: esquizofrenia paranoide y psicosis maniacodepresiva. Todos ellos fueron ingresados. Los psiquiatras que los trataron explicaron su locura en base a las experiencias personales de cada uno de ellos. En todos los casos, para los médicos que diagnosticaron a los falsos pacientes, sus problemas eran consecuencia de sus experiencias personales. Un único y absurdo síntoma, ¡Zas!, era explicado igual en un grupo de pacientes completamente diferentes.


Una vez ingresados todos los participantes en el experimento se comportaron de forma completamente normal. Dijeron a los médicos que ya estaban bien. Que ya no escuchaban las voces. Eran educados, comían y, en teoría, tomaban su medicación, un montón de pastillas que ocultaban bajo la lengua y luego escupían en el váter. Sin embargo todos permanecieron ingresados una media de 19 días, 7 días el que menos y 52 el que más. Todos fueron dados de alta por “una buena reacción al tratamiento y una remisión de los síntomas


Ni los médicos ni las enfermeras se dieron cuenta de que sus pacientes estaban completamente sanos. Los locos sí. Uno de ellos le dijo a Rosenhan: “Tú no estás loco. Eres periodista o profesor” Y otro: “Estás espiando el funcionamiento del hospital


En 1973 Rosenhan publicó un artículo en la revista Science sacando a la luz su experimento y dejando a la psiquiatría con el culo al aire. Se títulaba “On Being Sane in Insane Places(Estar cuerdo en sitios de locos) y con él, Rosenhan se ganó el desprecio de multitud de psiquiatras.


Un hospital negó la validez científica del experimento y aseguró la completa eficiencia de su servicio de urgencias. Lanzaron un reto a Rosenhan: durante los tres meses siguientes debía enviar uno o más pacientes falsos al hospital y éste se comprometía a detectarlos con facilidad. Sus psiquiatras no erraban en los diagnósticos. Rosenhan recogió el guante. Los resultados no pudieron ser más favorables para el hospital ya que sus psiquiatras detectaron con suma facilidad y sin género de duda a 41 impostores. Sin embargo, Rosenhan no había mandado a nadie... Habría sido interesante contemplar las caras de los psiquiatras cuando conocieron esto, así como saber que fue de los pacientes que, con algún problema grave (alguno habría entre los 41), fueron enviados a casa acusados de farsantes.


Spitzer, un importante psiquiatra psicoanalista fue uno de los críticos más duros con el trabajo de Rosenhan calificándolo de acientífico. Es curioso que un psicoanalista acuse a nadie de acientífico, pero Spitzer parecía llevar bien la contradicción. Confiaba por completo en los nuevos métodos de diagnóstico psiquiátrico recogidos en el DSM-III 1980 (Manual diágnostico y estadístico de los trastornos mentales), usado por prácticamente todos los psiquiatras de Estados Unidos y de Europa. Sin embargo, el DSM no era ni tan riguroso ni tan científico como afirmaba Spitzer. La homosexualidad dejó de ser considerada una enfermedad mental en la edición de 1968 (DSM-II) y lo extraño no es la fecha tan tardía, lo extraño fue que está decisión fue tomada mediante votación de los miembros de la Asociación Americana de Psiquiatras. Desde luego es un método muy democrático, pero de científico no tiene nada. ¿Alguien puede imaginarse a un grupo de físicos sometiendo a votación cual es la velocidad de la luz? ¿O la forma de la molécula de ADN?



Feynman va al loquero

Lo que le sucedió al físico Richard Feynman (Informe minoritario, El jardinero fiel de Stalin) cuando acudió al examen médico para decidir si era apto para el ejército habría encantado sin duda a Rosenhan. Feynman fue una de las mentes más lúcidas del siglo XX y un científico de primera línea. Fue llamado a filas ya que la ocupación de Alemania tras la Segunda Guerra Mundial requería de una fuerza importante. Pero antes de ingresar en el ejército, todos los reclutas debían pasar un examen médico. Y esto incluía también un examen psiquiátrico.


Las conversaciones de Feynman con los psiquiatras están recogidas en sus memorias “¿Está usted de broma, sr. Feynman?” y, la verdad, no tienen precio. Aquí reproduzco algunas de ellas:


Tomo asiento frente a él, en la mesa, y el psiquiatra empieza a ojear mis papeles, “¡Hola, Dick! -me dice con voz alegre-. ¿Dónde trabajas?”

Yo estoy pensand: “¿Quién se cree este tío que es para llamarme por mi nombre de pila?” Y respondó fríamente: “Schnectady”

[...]

¿Crees que la gente va por ahí hablando de ti?”, me pregunta en voz baja y con tono serio.

Yo me animo y contestó en seguida: ”¡Desde luego! Cuando voy a casa de mi madre no hace más que contarme lo que sus amigas dicen de mí” Pero el tío no está escuchando mi explicación. En cambio, se pone a anotar algo en mi papel.

Después en tono grave e igualmente serio, me dice: “¿Te parece que la gente se te queda mirando?”

Estoy a punto de decir que no, cuando va él y añade: “Por ejemplo, ¿crees que alguno de los chicos que esperan en los bancos está mirándote ahora?”

[...]

Psé. Creo que habrá un par de ellos mirándonos”

Él me dice: “Bueno, vuélvete y compruébalo”, ¡pero él no se molesta siquiera en averiguarlo él mismo!

Me vuelvo, y no falla, dos tíos mirándonos. Así que los señaló y digo: “Sí, nos está mirando aquél y también aquél otro” Y, claro, cuando me vuelvo y los señaló los demás empiezan a mirarnos también, así que digo: “Y ahora también aquél, y el otro, y el de más allá...¡ahora todos!” Pero el psico no se molesta en levantar la vista y mirar. Está ocupado en escribir más cosas en mi papel.

[...]

¿Habla usted solo, consigo mismo?” me dice.

Pues sí. A veces, cuando me estoy afeitando o pensando; a veces, pero muy de cuando en cuando.” Sigue escribiendo cosas en mi informe.

[...]

¿Cree usted en lo supranormal?”

Respondo: “No se que es “lo supernormal”

¿Cómo? ¿Es usted doctor en física y no sabe lo que es lo supernormal?”

Exactamente”

Es lo que sir Oliver Lodge y su escuela defienden”

No es que fuera de gran ayuda pero ya sabía de que se trataba. “Usted se refiere a lo sobrenatural”

Puede llamarlo así si lo desea”

Perfectamente, lo haré”

¿Cree usted en la telepatía mental?”

Yo no. ¿Usted sí?”

Bueno, procuro mantener la mente en disposición receptiva”

¿Cómo? ¿Un psiquiatra como usted, en disposición receptiva? ¡Ja!”

El diálogo siguió así durante largo rato.

Ya casi al final de la entrevista me dice: “¿Qué valor da usted a la vida?”

Sesenta y cuatro.”

¿Por qué ha dicho usted sesenta y cuatro?”

¿Pues en cuánto supone usted que se debe medir el valor de la vida?”

¡NO! ¡Lo que quiero saber es por qué ha dicho usted sesenta y cuatro y no setenta y tres, por ejemplo!”

Aunque yo le hubiera dicho setenta y tres, usted, me habría hecho la misma pregunta”



Feynman, por supuesto, fue declarado “INÚTIL PARA EL SERVICIO”



BIBLIOGRAFÍA

Slater, Lauren, Cuerdos entre locos, 2004

Feynman, Richard, ¿Estad usted de broma, señor Feynman?, 1985



61 comentarios:

aberron dijo...

El mejor post que he leído en mucho tiempo. Buenísimo. Un saludo :-)

52CANCIONES dijo...

Qué cosas.

¡Muy bueno!

Alexfighter dijo...

Muy interesante el artículo. En cuanto a Feynman, creo que el psiquiatra tenía instrucciones precisas sobre el perfil de persona que debía aprobar. Necesitaban gente que no pensara, o que pensara en decir lo que se esperaba que dijeran, y hacer lo que se esperaba que hicieran.
¿Pensar racionalmente? ¡Es el ejército, cojones! Soy tu sargento. Di lo que yo quiera que digas y haz lo que yo quiera que hagas.

Anónimo dijo...

Enhorabuena, un gran post.

jose dijo...

Muy bueno, me ha gustado mucho. Una pequeña corrección, la traducción de "sane" al español no es "sano", sino "cuerdo".

hipnox dijo...

Me ha encantado el post, siempre he sido muy reticente a confiar en la psiquiatria, para empezar porque creo que en un psiquiatrico no se cura a nadie, solo se le droga y se le retiene, y por que creo que el metodo de diagnostico es un poco "subjetivo"

Genial la entrevista ,me ha encantado

Saludos

victor.vs dijo...

Claro que Feynman fue declarado no apto para el servicio... para esas cosas no es necesario pensar.
Muy buen artículo, me has hecho pasar un buen rato

Lucía dijo...

Excelente.

Anónimo dijo...

Excelente :),
cierto lo del perfil, pero me parece
posible que hubiese instrucciones
de no "aprobarlo", (sin que Feynman
lo supiera).
No era una persona para enviarlo a la
guerra.

Gustavo

Tall-Cute dijo...

Excelente de principio a fin :)
No me extraña que decidieran hacer el experimento, la curiosidad debía de tenerlos en vilo. Lo que me parece raro es que sus mujeres no los abandonaran... :p

me alegro de que Feynman no fuera a la guerra, le habrían colgado los suyos...

Anónimo dijo...

estupendo artículo.

Wil dijo...

Felicidades. Es curioso (como mínimo)
ver la poca diferencia de lo que unos creen razonable o cuerdo, a tratarlo de desequilibrado.
Me ha hecho recordad a la gran película "Alguien voló sobre el nido del cuco"

Diancecht dijo...

Me ha encantado esta entrada, aunque hay que decir que a pesar de que estudio fue ingenioso, siempre es más fácil criticar lo que hay que aportar soluciones.

Anónimo dijo...

¿¿64?? ¡¡42!!

John Wood dijo...

En base a qué jucio y con qué conocimientos afirma lo siguiente: "En los años setenta hablar de psiquiatría era casi sinónimo de hablar de psicoanálisis. Y éste tiene más de filosofía -siendo amables- que de ciencia."

¿Es usted licenciado en psicologia?
¿Ha asistido a una terapia de psicoanalisis?

Me parece muy lamentable su comentario, de bajeza e ingnorante.

Lo demas muy interasante.

saludos,

barli dijo...

buenísimo, me lo he leido enterito.

Ramón dijo...

Me alegra que esta entrada haya gustado tanto y provocado tantos comentarios. ;-)

John Wood voy a aprovechar tu comentario, y la contestación, para dejar claras un par de cosas sobre los artículos, su veracidad y mi opinión personal vertida en ellos.

Dices: “En base a qué jucio y con qué conocimientos afirma lo siguiente: "En los años setenta hablar de psiquiatría era casi sinónimo de hablar de psicoanálisis. Y éste tiene más de filosofía -siendo amables- que de ciencia."

Bien, si lo que preguntas es por mi curriculum he de decir que mi formación académica responde a la carrera de Historia. Las historias narradas en el blog (la mayoría, hay un par en que olvidé ponerlo) contienen una bibliografía general en la que se puede encontrar la documentación usada. En algunos casos, los más técnicos, he requerido ayuda externa; como en el artículo de la fusión fría en el que pedí a un físico de partículas que me hiciera notar cualquier incorrección.

Si lo que preguntas es de donde me saco la asociación psiquiatría/psicoanalisis te remito a las fuentes usadas. Por supuesto, cualquier error en el artículo es responsabilidad mia, no de los autores consultados. Aunque me parece extraño discutir el hecho de que, desgraciadamente, el psicoanalisis ha dominado gran parte de la psiquiatría hasta hace bien poquito (con los avances en neurología)

Dices: ¿Es usted licenciado en psicologia?
¿Ha asistido a una terapia de psicoanalisis?

No, no lo soy. Tampoco soy tarotista ni jamás he acudido a que me echen las cartas. Eso no me impide calificar la lectura del Tarot como una superstición, falsa y sin ninguna base.
Calificar de pseudociencia el psicoanalisis responde únicamente a que el psicoanalisis no usa el método científico para sustentar sus teorías.

Espero haber respondido a tus preguntas. Y muchas gracias por participar en el blog! :)

Anónimo dijo...

para John Wood, es mu simple estimado amigo:
e=m*c2 es ciencia, pero el analisis subjetivo (siempre pues es realizado por un ser humano, subjetividad inherente por tanto) por parte de un profesional de por ejemplo mis desvarios matinales enfrente del espejo... seamos coherentes y su ud. es licenciado en algo de eso perfecto, mis respetos.Pero jamas se las den uds. de cientificos y tal. Al pan pan y al vino vino.
PS: no me salten con lo de ciencia social q ya la liamos ;) ... gracias!

Xabi dijo...

Xapo!! Un post muy interesante!!!

Hilario dijo...

Muy interesante artículo. Recomendaría la lectura de "Los renglones torcidos de Dios", de Torcuato Luca de Tena, que me parece que va a la medida del post.
Un saludo.

vitaoccidens dijo...

Me ha parecido esta entrada increíble, una de las mejores que he leído en mucho tiempo.

Es curiosa la selección de los psicólogos, aunque más curiosa sería ¿qué haría un creacionista en su lugar? siempre tenemos que preguntarnos eso, porque lleva a situaciones muy absurdas.

Enrique A.M. - Dublin dijo...

ahi le has dado Anonimo! 2+2 son 4 y lo demas es muy relativo como casi todo en la vida hehe

Fernando Ferrari AKA jago_ff dijo...

excelente! he robado un extracto y lo puse en mi blog, claro referenciando el art original

PePa dijo...

Simplemnt genial!!Q difusos son los limetes entre lo normal y lo no normal...;)

CherrY

Anónimo dijo...

Excelente, de verdad.

Gracias :)

fuluk dijo...

Acojonante... como la Vida misma !!! Buenísimo

Juzam Djinn dijo...

Muy bueno, no es mala estrategia para librarse del servicio militar

www.juzamdjinn.blogspot.com

Illaq dijo...

Acabo de aterrizar aquí procedente de Microsiervos y tengo que confesar que me ha encantado la experiencia. El post es francamente bueno y pone de manifiesto que estaban, y están, muy lejos de atinar en los diagnósticos psicológicos como en los de otra clase de padecimientos. Sin duda, no es fácil.
Me sorprende que alguien pida patente de titulación para exponer opiniones, cuando, como todo el mundo sabe (o debería saber), los títulos no certifican la bondad y calidad de la opinión. La discusión no puede versar nunca sobre los títulos de las personas sino sobre el acierto o desacierto de tales opiniones y, para eso, hay dos instrumentos imprescindibles: método y crítica. Por supuesto, lo que aquí digo no es más que una opinión (no me gusta ir diciendo por ahí lo que el estado dice que soy: carece de importancia) y ciertamente, en mi opinión, si no es posible decidir más que de forma indirecta si el psicoanálisis, como terapia, es o no eficaz (de hecho, a muchas personas les resulta eficaz), la teoría psicoanalítica sí puede someterse a crítica y, desde un punto de vista epistemológico, creo que caben pocas dudas acerca de su acientificidad (imposibilidad de refutación, ambigüedad, etc.: sería muy largo hacer aquí una crítica seria de la misma).
Un saludo.

Iñaki dijo...

Estupendo balón de oxígeno para todos aquellos que huyen de la psicología... Entre los que me incluyo.
Un saludo.

Gilgamesh dijo...

Muy buen post, y además de interesante, divertido.
Sólo quería comentar una cosa: "on being sane in insane places" creo que debería traducirse como "estar cuerdo en lugares de locos", y no como "estar sano en lugares enfermos". La palabra "sane", creo, es uno de esos detestables "false friends" porque significa "cuerdo, sensato", no "sano".
Pero muy buen trabajo. :-)

XABIER SUAREZ LEMANS dijo...

Mi nombre es Xabier y soy psicólogo. Desgraciada o afortunadamente me he quedado con un sabor de boca agridulce tras la lectura del post. Por una parte ya desde 5º de carrera conozco los experimentos de Rosenhan del 73. Desde luego, en los tiempos que corren somos muchos -psi-co-lo-gos- quienes creemos que los aspectos metodológicos del psicoanalisis distan de parecerse a los aspectos metodologicos de... digamos por ejemplo la fisica cuántica (o quizás no tanto, pues ambas disciplinas comparten su enorme complejidad). El psicoanalisis ha ido desapareciendo de manera paulatina -hasta practicamente quedar relegado a una teoría repleta de jerga emperifollada y anquilosada- y en esa derivación natural han ido ganando terreno paradigmas sometidos a mayor investigación -cuantitativa y cualitativa- que han eclipsado al psicoanalisis como elemento de valoración diagnóstica en la práctica diaria de buena parte de los psicólogos y psicólogas (no cuento con el dato más allá de esta burda estimación indirecta. El caso es que en mi opinión, un ataque indiscriminado a la psicologia y psiquiatria aprovechando este post de Rosenhan, parece bastante desacertado y no se sostiene a tenor de la evidente evolucion de estas disciplinas. Estudios como el de Rosenhan (y otros) fueron el revulsivo necesario para contrarestar los efectos de la hegemonía psicoanalítica y servir de acicate a miles de investigadores y doctores a la hora de examinar con luz y taquigrafos aspectos tan controvertidos como los juicios diagnósticos en psiquiatria, el comportamiento humano y la comunicación.
El objetivo en psicoterapia es muy sencillo: Permitir a una persona el poder cambiar o susituir una realidad que es vivida como insoportable, por otra más tolerable. Y, detrás de todo esto, como en todos lados puede uno toparse con buenos y malos; con mejores y peores. Pero ello poco tiene que ver con la psiquiatria o la psicologia sino con algunos psiauiatras y algunos psicologos/as. (Hacer recaer la responsabilidad sobre la psicologia o psiquiatria como disciplinas, sería tan infantil como responsabilizar a "España" -como objeto inmaterial- y no a los/as españoles/as". Xabier dixit.

Ramón dijo...

He corregido la traducción del título del artículo de Rosenhan. Gracias a los que me habeis hecho notar el error.
Xabier mi intención no era hacer un ataque general a la psiquiatría. Como puedes comprobar en este blog he sacado trapos sucios de todas las ciencias. El problema es que mientras en otras disciplinas consiguieron mantener a raya , mas o menos, a la pseudociencia, la psiquiatría se ha visto demasiado a menudo identificada con su pseudociencia particular, el psicoanalisis.

Desde luego coincido contigo en que ahora las cosas estan cambiando y psicología, psiquiatría y neurología juntas están recuperando rapidamente el tiempo perdido. También estoy de acuerdo en que el experimento de Rosenhan y muchos otros sirvieron de revulsivo. Era como si estuvieran gritando al resto: ¡Ey, dejad de divagar y filosofar, y mirad lo que sucede cuando hacemos esto!

Vivero dijo...

Hola. Magnífica idea para el post y muy bien llevada. Alguien (Tall-cute) se ha extrañado de que las mujeres de los ocho falsos esquizofrénicos voluntarios "no los abandonaran". No todos tenían mujeres, porque eran 5 hombres y 3 mujeres. Curiosa tendencia (que yo también padezco, claro) a suponer por defecto el sexo masculino.

omalaled dijo...

Te has lucido. Enhorabuena.

Salud!

Ukakan dijo...

Muy bueno, y la parte de Feynman ha sido delirante, propia de cualquier escena de Los Hermanos Marx

Fritz Perls dijo...

Ja, Ja ,Ja... ¿quién se llenó la boca con la palabra ciencia?.

Sinceramente, la vida del investigador es dura, máxime cuando tiene que vivir de becas y limosnas varias. Os aseguro que no es la primera vez que en un departamento cualquiera de cualquier reputada universidad (yo estuve allí, ji ji ji) se falsean cuestionarios, datos, número de participantes, variables dependientes y demás. Porque si el "experimentillo" o el estudio en cuestión no sale bien, o me quedo sin muestra... ¡a ver qué hago!.

Y esto no es lo más grave, porque al fin y al cabo que un fulano falsee los resultados de un estudio de sociología (o de marketing, o de económicas, o de lo que sea) no tiene por qué suponer un riesgo de vital importancia para casi nadie.

Lo peor, es que, queridos "amijos" en medicina se hace lo mismo. Se miente sin cuartel en estudios sufragados por compañías farmacéuticas con intereses más que obvios, esto no es una leyenda urbana.

Y después de todo, yo me pregunto ¿que algo sea aparentemente científico es garantía de que tenga validez?... ¿un estudio de psicología científica hecho en la América profunda, sirve de algo a un señor de Almería? (validez externa, y tal y tal)... cuestiones importantes ¿no?

Por cierto, yo no metería en el mismo saco a tarotistas y psicoanalistas, no me hagas sentir vergüenza ajena, esta comparación ha sido algo más que audaz.

Y que alguien haya hecho un mal uso de una herramienta en el pasado no quiere decir que la herramienta pueda ser juzgada y condenada porque sí, porque tú lo vales, y me cuento siete ¿verdad?.

Por lo demás el artículo me ha parecido muy interesante, además escribes bien y se nota que te lo curras... aunque para la próxima vez, busca alguna fuente fiable sobre psicoanálisis, no sólo los libros que atacan a esta corriente que es la madre de todas las psico-terapias, y de la que muchos profesionales (médicos, psicólogos, psiquiatras, trabajadores sociales, enfermeras, educadores sociales, etc...) han hecho un uso honroso.

Un placer leerte.

Anónimo dijo...

Gran post!!

El psicoanálisis es pseudociencia pura y dura, y la única diferencia con el Tarot es la pretensión de pasar por disciplina respetable, pero cada vez más eso ya no cuela.

Fritz Perls, eso de que se falsean sistemáticamente los resultados en la investigación científica es falaz. La evidencia de que el método científico funciona está por todas partes. ¿O acaso cuando vas al médico te hacen sangrías?
(Tampoco te niego que exista morralla, pero desde luego no es la norma. Yo también he estado alli)
Además si no estoy equivocado la sanidad pública prohibe a los profesionales sanitarios hacer psicoanálisis. Por algo será. Ya queda menos para la extinción del Psicoanálisis, y Freud será otro Hahnemann más.

Anónimo dijo...

En relación al comentario de que el psicoanálisis es pseudociencia, le doy toda la razón y en la siguiente dirección pueden encontrar algunos datos que dejan en claro el papel del psicoanálisis como ciencia:

http://web.mac.com/penagoscorzo/Creatividad-Inteligencia/Blog-Creatividad/Entries/2007/12/28_Psicoanálisis%2C_Freud_y_Pseudo-ciencia.html

Freud y Pseudociencia

Pensando en una explicación alternativa a la conducta del psiquiatra, puede ser que haya hecho bien su trabajo. Por un lado sería mala idea enviar a una persona tan destacada a la guerra y por otro puede ser que lo que hizo haya sido una estrategia. Aunque la verdad no deja de darme risa la agudeza del físico vs el psiquiatra.

Rubén dijo...

enhorabuena! me he llevado una buena sorpresa al ver que te habían enlazado desde microsiervos!! son los auténticos amos del blogging en castellano y mi biblia particular!!

lfabiani dijo...

Quién hubiera sido partícipe del experimento. Aunque he de confesar que yo lo que escucho es "¡Zas! En toda la boca"

Oidun dijo...

Sí señor. Yo opino lo mismo, desde que empecé con la psiquiatría... es de vergüenza... Menos mal que aquí son más organicistas (como si fuera una tendencia o ideología). En fin un auténtico timo....

A mi me tienen bastante harto la cantidad de gilipolleces que se catalogan como enfermedad...

De verguenza el DSM-IV y el CIE-10.

Andrew dijo...

Muy bueno el tema de hoy y los comentarios que genero, dos cosas: En USA las compañias de seguros hace años que tomaron la decision de no costear los tratamientos psicoterapeuticos basados en el psicoanalisis, considerando que eran poco eficaces. Tangencialmente tocastes el punto de la eliminacion de la conducta homosexual del DSM-III, ese procedimiento fue todo un circo "cientifico" que la revista cientifica "La Reserche" publico hace algunos años.

Taonadamente.

Ramón dijo...

No sólo Microsiervos, Ruben. También Fogonazos.
La verdad, no me esperaba este éxito repentino. Me alegra mucho que a la gente le guste el blog.
:-)

Andrew, ¿no sabras si ese artículo de Le Reserche se puede consultar online?

El Hermano Montgolfier dijo...

Me ha gustado mucho la entrada. Muy, muy interesante... y divertida. Por cierto, me ha llamado la atención que en uno de los comentarios relacionan el psicoanálisis y la Psiquiatría con la carrera de Psicología, y esto es un gran error. La Psiquiatría es una especialidad de Medicina, no tiene nada que ver con la Psicología. Mi hermana estudió Psicología hace ya tiempo, y según me comentaba, el Psicoanálisis eran una tendencia minoritaria entre los estudiantes y profesionales de la Psicología. Cuando ella estudiaba, la tendencia general era el conductismo, y posteriormente pasó a ser el cognitivismo.

Un saludo y mi enhorabuena por la entrada.

Jordi dijo...

Permítame decirle que el suyo es un blog apasionante, enhorabuena.

Y que me declaro fan incondicional de Feynman, cuya biografía
"Surely You're Joking, Mr. Feynman!" recomiendo a todo el mundo.

Anónimo dijo...

En este mar de ignorancia, yo no me preguntaría si el psicoanálisis es científico, sino más bien ¿desde cuándo la medicina (por ejemplo) es una ciencia? ¿Desde qué momento de su historia?

Hay aquí quien recordó las sangrías como práctica médica. Era algo que, en su época, tenía menos detractores de los que tiene el psicoanálisis ahora.

Demasiadas sentencias disparadas alegremente, veo por aquí. Qué raro, entre quienes se creen (o les gustaría ser) científicos.

Ramón dijo...

Anonimo, en tu mensaje veo características que son comunes a los que se han sentido molestos con el artículo.
La principal, y que me resulta muy curiosa, es que la defensa que se hace del psicoanalisis se reduce a un ataque al resto de ciencias.
Sacas el tema de las sangrias para poner en evidencia la medicina. Perfecto, las sangrías era un técnica que no tenía ningún fundamento ciéntifico y que fue abandonada cuando se demostró su ineficacia. Es similar al caso actual del psicoanalisis así que coincido con tu comparación.
Lo que no veo es a donde quieres llegar.
Preguntas que désde cuando la medicina comenzo a ser una ciencia. No se si lo dices en serio o es solo una parida pero la pregunta carece del más mínimo sentido. ¿Cuándo la astronomía se divorcio de la astrología y comenzó a ser una ciencia? Y la química, ¿cuando dejo de ser alquimía? No hay respuesta a ninguna de estas preguntas como no la hay a la tuya.
Seria como preguntar el momento exacto en el que el día se convierte en noche. No existe. No hay una frontera exacta sino un cambio gradual.
A pesar de eso, cualquiera es capaz de apreciar la diferencia entre el día y la noche. Como cualquiera que hable en serio es capaz de apreciar la enorme diferencia entre una sangría y una vacuna, por ejemplo.

Anónimo dijo...

¡¡¡ZAS!!!, en el tronco del oído.

Kike dijo...

Muy bueno el artículo, y la disparidad de comentarios!!
Acabo de empezar a estudiar psicologia y, tranquilos, que esto del psicoanalisis ya es agua pasada!. Tened en cuenta que los esfuerzos de dotar a la psicologia de un aire científico datan de hace poco y en los comienzos también se yerra musho. Lo malo es que la gente no adopte una postura crítica ante ciertas prácticas.
En cuanto a las ciencias, porqué muchos compañeros de estudios vienen del sistema médico para complementar su formación?
Yo creo que sí se hacen "sangrias" en el sistema sanitario.... es correcto el apoyo psicológico que recibe una madre a la que "le sacan al bebé" según los métodos científicos de los hospitales?.... o a la hora de informar de enfermedades terminales, muertes, etc, no se recurre al papel del psicólogo?
Y en cuanto a los físicos... acaso ellos no falsean datos para orientar los resultados hacia sus expectativas? que tire la primera piedra!
Un saludo cordial!

Anónimo dijo...

Me encantó el post, ilustrativo y divulgativo, además de muy entretenido, y además coincido con tus apreciaciones.

Yo también considero que el psicoanálisis es pseudociencia, y eso que soy psicóloga. Pero creo que precisamente los profesionales, psicólogos, psiquiatras, neurólogos, etc. debemos dignificar nuestra profesión y basarla en la evidencia y en estudios avalados, tal y como se está haciendo en los últimos tiempos y desde las propias universidades, al menos aquí en Europa. Pero por favor, no confundáis psicoanálisis con psicología, porque ni lo es ni es la práctica habitual de terapia psicológica, a dios gracias. La psicología actual se basa en la conducta y en las cogniciones, en el aquí y ahora, en estrategias para el cambio de comportamiento e interpretaciones desadaptativas, y los traumas infantiles, los egos y superegos y las "estructuras profundas del psicoanálisis nos la repanpinflan.Palabrita.

Small Blue Thing dijo...

Es genial. Que venga un menda que vive a costa de los enfermos mentales a decirnos que no estamos enfermos, que es magufería. Manda cojones.

Anónimo dijo...

Sabría explicarme la relación entre la psicometría y el experimento de Rosenhan?
Gracias

Anónimo dijo...

interesante entrada como generadora de discusión. ¿podrías agregar los link directos de ambos artículos? me gustaría interpelar directamente los textos. gracias!!

Ramón dijo...

El artículo de Rosenhan fue publicado en Science y lo puedes consultar online si estás suscrito a la revista.

Las entrevistas de Feynman con los psiquiatras del ejército están, como dije más arriba, en su libro de memorias "Está usted de broma, sr. Feynman?" que, en España, está publicado por Alianza.

Epicuro dijo...

Son estupendos tus artículos y realizas una inapreciable labor, pero creo que estas "demasiado" seguro de lo que es verdad y lo que no.

Para mi la mejor cualidad de la ciencia es su capacidad para superar sus propios mitos, esta cualidad se anula cuando dogmatizamos la "verdad".

Si quieres ampliar este estupendo articulo o deseas conocer mas te recomiendo el siguiente video:
(La psiquiatría una industria de la muerte)

http://video.google.com/videoplay?docid=7470718294660802591&hl=es

"Es posible que te de reparos su reparos su procedencia"

Gracias por tu trabajo

zahorin dijo...

Me ha encantado leer esta entrada y sus comentarios.
Supongo que será porque coinciden en gran medida con la idea que tengo sobre la psicología y psiquiatría.
Una película que recomiendo, muy actual y buena que retrata muy bien esta cuestión, aunque de pasada, es: “El intercambio”. Información en: http://www.filmaffinity.com/es/film355264.html

dasgon dijo...

Pasaba por aquí y solo quería felicitar al autor por el artículo, provengo de la psicología y estoy cansado de tanta gente que defiende pseudociencias varias, por suerte en la carrera se hace ciencia y se respeta por tanto el método científico. Pero por desgracia después queda a criterio de cada licenciado/centro/hospital la aplicación de las terapias.

Algunos seguiremos luchando porque se respete la psicología científica y no solo en el mundo académico.

Ann dijo...

Primero que nada quiero felicitarte porque además de ser interesante el artículo está maravillosamente escrito.

Segundo, sin caer en la discusión de la validez del psicoanálisis como ciencia, me parece sano que alguien se haya tomado la molestia de cuestionar la eficacia de las instituciones y sus profesinales para determinar quien está sano y quien no. Creo que lo interesante del experimento es que demostró, entre otras cosas, que el personal no estaba lo suficientemente calificado, que los criterios eran demasiado amplios...

El encierro como herramienta de contención y sanación es un arma de doble filo, una institución puede ser necesaria péro también puede resultar alienante y contraproducente. Lo que significa el confinamiento y como repercute sobre el individuo es algo que no debe tomarse a la ligera y es bueno que quienes van a determinar la sanidad o no de un individuo lo hagan desde un lugar que permita la autocrítica, quien cree que está más allá del error es incapaz de corregirlo cuando se da.

Tercero, y es comentario para varios foristas, el hecho de que se falseen resultados de investigaciones no invalida a la ciencia o al método científico, invalida a los profesionales que en haras de un resultado que cuadre con sus expectativas abandonan la ética, y ese es otro GRAN tema.

Saludos

Telcontar dijo...

El post es magnifico, entretenido y genial como los libros de Dick Feynman.

Por si os interesa,
las charlas de ese increible personaje llamado Feynman, están disponibles en este enlace:

http://research.microsoft.com/apps/tools/tuva/index.html

Incluyen subtitulos y material "extra".

Saludos....

Gustavo dijo...

El psicoanalisis es una rama o continuacion de lo que se podria denominar "psiquiatria dinamica" o "terapia dinamica". Estos fenomenos "dinamicos" son derivados basicamente de la hipnosis, y son reacios a la metodologia cientifica, pero tarde o temprano van a tener que ser aclarados (de la misma forma que tuvo que ser aclarado la transformacion de una mena en hierro). Para mas info ver Henri Ellenberger "El origen del Inconsciente"(Es la historia del origen de las teorias psicoanaliticas)

Tiago dijo...

Hay que pensar que la psicología es una disciplina que tiene poca historia, aún no tiene un método fiable y le falta muchísimo camino por recorrer, no quiero decir que hoy en día sea inútil pero asusta que se pueda encerrar a gente por el dictamen subjetivo (porque si no es científico no puede ser otra cosa) de una mesa examinadora.
Hace tiempo estaba viendo la tele mientras esperaba que el chico del delivery me traiga la comida y vi una escena de la película "Changelling" en que encierran a la Angelina Jolie por loca supuestamente estando cuerda y realmente me pareció una escena de terror magnífica.
Esperemos que no haya nadie en ese estado.